La importancia de la comunicación no verbal en una entrevista

La importancia de la comunicación no verbal en una entrevista

En una entrevista de trabajo, tus gestos pueden revelar más información que tus palabras.

Qué es la comunicación no verbal

La comunicación no verbal es el proceso de comunicación que consiste en enviar y recibir mensajes sin utilizar las palabras. Estos mensajes pueden ser transmitidos a través de gestos, el lenguaje corporal , una determinada postura, la expresión facial o el contacto visual. La forma en la que nos vestimos, nos peinamos, la arquitectura o la infografía también son señales de comunicación no verbal.

Una imagen vale más que mil palabras y en este caso hablamos de cómo puede ayudarte a impresionar en una entrevista de trabajo.

El lenguaje corporal en una entrevista

Gracias a nuestra expresión corporal, un entrevistador puede averiguar tanto o más sobre nosotros que con toda la información que aparece en nuestro currículum. Poco importa que seas un buen comunicador y bordes tu discurso si después no sabes mantener la compostura, demuestras inseguridad o realizas un mal gesto cuando te preguntan algo que no esperabas.

Consejos para asegurarte de que utilizas el lenguaje no verbal adecuado:

  • Crea una buena impresión: una imagen vale más que mil palabras. Está demostrado que la primera impresión que causemos en el entrevistador influirá en gran medida en ayudarle a decidir si eres el candidato adecuado. En este punto deberás tener en cuenta factores como la vestimenta (deberá ser acorde con el sector y el puesto de trabajo que hayas solicitado) o la forma de saludar (si tienes dudas entre dar la mano o dos besos, evita riesgos innecesarios y da un apretón de manos firme pero que no se alargue demasiado).
  • Mantén el contacto visual: los ojos son el espejo del alma. Debes fijar tus ojos en el entrevistador pero sin llegar a intimidarle. Mirar fijamente a los ojos a alguien durante mucho tiempo puede ser interpretado como una señal de agresión y una mirada de costado puede revelar una mentira. Entonces, ¿cómo debes mirar al entrevistador? Lo importante es que puedas expresar con tus ojos actitudes como la empatía, el entusiasmo o el interés.
  • Sonríe: pero no a toda costa ni todo el tiempo. Una sonrisa demuestra simpatía, agrado, seguridad en uno mismo. Sin embargo, si eres una persona seria, te recomendamos que no fuerces este gesto porque el entrevistador se percatará. Puedes practicar tus expresiones faciales frente a un espejo para intentar replicar las mejores durante la entrevista.
  • Controla tu pelo: asegúrate de llevar el peinado adecuado, que el pelo no te caiga sobre los ojos o de evitar la manía de tocarte o juguetear con tu pelo todo el rato. Esto puede significar egocentrismo y falta de respeto hacia la persona que está entrevistándote ya que parece que no estás prestándole atención. Si te resulta complicado evitar esta manía, te recomendamos llevar el pelo recogido si lo tienes largo y con un peinado que estés acostumbrado a llevar.
  • Siéntate con la espalda recta: seguro que te lo han dicho mil veces, ¡siéntate con la espalda recta! Pues bien, esto es primordial. No te recuestes en la silla ni te apoyes sobre la mesa. Tampoco te sientes demasiado erguido, hazlo con la espalda recta, al borde de la silla para mostrar interés y en una actitud relajada.
  • Utiliza las manos: cómo mueves tus manos puede ayudarte a enfatizar ciertas partes de tu discurso para evitar que tu voz parezca la de un robot.

La importancia de la imagen personal

Aunque hayas superado con éxito la entrevista, debes seguir preocupándote por tu imagen personal en el trabajo. Por ejemplo, en determinadas empresas existe un código específico de vestimenta: es obligatorio llevar traje o camisa, está prohibido llevar vaqueros o zapatillas de deporte etc. Normalmente estas condiciones aparecen estipuladas en el contrato laboral.

Conclusiones

En una entrevista laboral, la comunicación no verbal es fundamental a la hora de expresarse. No sólo es importante la información que aparece en tu currículum o tu formación profesional, también lo son tus gestos de expresión facial, tu postura corporal o cómo miras al entrevistador. Dicho esto, también deberás tener en cuenta tu forma de expresarte verbalmente. Te recomendamos leer este artículo sobre preguntas que debes hacer a tu entrevistador para que no te quede ninguna duda antes de comenzar tu nuevo trabajo.