Modelos de contratos de trabajo en España

Modelos de contratos de trabajo en España

En la actualidad el sistema laboral español posee una variedad de modelos de contratos de trabajo que se pueden formalizar mediante varias opciones. De esta manera, los empresarios tienen a su disposición diferentes condiciones a las cuales acogerse para contratar a los trabajadores.

Modelos de Contratos

Existe una tendencia a pensar que solo existen contratos temporales e indefinidos. Sin embargo, la legislación española reconoce 4 tipos y sus clases, que están publicados en la Guía de Contratos de Trabajo del Servicio de Empleo Público.

Del mismo modo, con esta guía satisfacen la demanda de información que existe en torno a este tema. Y además ayudan a los representantes de las distintas organizaciones laborales a actualizarse en cuanto a cambios de normativa.

En este sentido, los modelos de contratos laborales reconocidos son: Formación y Aprendizaje, de Prácticas, Indefinido y Temporal. En este artículo desarrollaremos las características de cada uno para facilitar la comprensión de sus peculiaridades.

Formación y Aprendizaje

Este tipo de contrato está dirigido a personas que necesitan insertarse en el área laboral y para la formación de jóvenes entre 16 y 25 años. La duración mínima es de 1 año y la máxima de 3. Igualmente, cuando se establezca mediante convenio colectivo puede variar en función de las necesidades de la empresa.

Asimismo, el trabajador bajo esta modalidad no puede hacer horas extraordinarias ni horario nocturno o a turnos. Y, la retribución no podrá ser inferior al salario mínimo interprofesional en proporción al tiempo de trabajo.

Culminado el contrato, el trabajador no recibirá ninguna indemnización. No obstante, tiene derecho a un certificado por parte de la empresa y podrá solicitar ante la administración la expedición de un certificado de profesionalidad que corresponda con la ocupación.

Temporal

Seguidamente, los contratos temporales son aquellos que se acuerdan por un periodo determinado de tiempo. En el mismo, deberá figurar las horas ordinarias de trabajo diarias, semanales, mensuales o anuales contratadas.

La no acotación de las exigencias presumirán que el contrato se celebra a jornada completa salvo prueba contraria. De la misma forma, la empresa debe justificar la causa del contrato temporal, pues sin ello lo convierte en indefinido.

Se pueden dar distintos tipos:

  • Eventual: Se formaliza cuando la plantilla actual de la empresa no puede absorber la acumulación de tareas o según la circunstancias del mercado. La indemnización es de 12 días de salario trabajado por año.
  • Obra o Servicio: Tiene una duración establecida de 3 años máximos ampliables a 1 año más. El puesto de trabajo aplicará según el convenio colectivo que lo determine. La indemnización corresponde a 12 días de salario trabajado por año.
  • Interinidad: El objetivo principal es sustituir a un trabajador en su puesto habitual, es temporal debido a que el trabajador originalmente tiene derecho a reincorporarse. Puede ser una baja por maternidad, excedencia, entre otros, y se extingue una vez el trabajador se reincorpore y no habrá derecho a indemnización.

En Prácticas

Idealmente, tiene como motivo que el trabajador adquiera una práctica profesional según los estudios que haya realizado, y puede ser a jornada completa o parcial.

La duración de este contrato no puede ser superior a 24 meses, siendo la mínima 6 meses, y con derecho de un certificado al finalizar el periodo. El trabajador se entenderá como indefinido si al cabo de 2 años continua prestando sus servicios.

Cabe destacar, que en el caso de contrato de prácticas el trabajador debe poseer un título universitario, de formación profesional o certificado de profesionalidad. Además no deben haber transcurrido más de 5 años de haber finalizado los estudios, o 7 si el trabajador tuviera alguna discapacidad.

Indefinido

Son aquellos formalizados sin una fecha de culminación en concreto. Tienen en particular que puede existir un periodo de prueba mínimo de hasta 6 meses, variando según la empresa y formación del trabajador.

Por lo tanto, la finalidad es contratar a un trabajador mientras dure la actividad de la empresa. Puede ser a jonada completa o parcial y de prestación de servicios fijos discontinuos.

Éste último significa que el trabajador forma parte de la plantilla de manera fija pero solo ejerce su función siempre que la empresa permanezca operativa, por ejemplo en una determinada época del año. Además podrá percibir el paro hasta próximo llamamiento.

Curso gratis online

Por último, si te gusta este tema y tienes interés en continuar aprendiendo, te invitamos a nuestro Curso de Extinción del Contrato de Trabajo. En el mismo, adquirirás los cocimientos relativos a la extinción de los contratos laborales y los procedimientos posteriores. 🥇

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *