La estrecha relación entre la formación y el empleo

La estrecha relación entre la formación y el empleo

En el artículo de la semana pasada te contamos cuál es la importancia de la formación académica en sí misma.

Esta semana queremos mostrarte otro de los motivos por los que la educación es tan importante: la relación entre la formación y el empleo.

El pasado mes de septiembre salió a la luz el nuevo Informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sobre indicadores de trabajo y rendimiento educativo, el conocido como Panorama de la Educación 2017, que puedes revisar aquí al completo de forma gratuita.

Como cada año, la OCDE analiza la evolución de los diferentes sistemas educativos, su financiación y su impacto en el mercado de trabajo y la economía de todos los países pertenecientes de la Organización.

¿Por qué es tan importante tu nivel formativo?

Ten en cuenta que la economía de los países que conforman la OCDE dependen de una oferta adecuada de personas trabajadoras con alta cualificación.

Por norma la demanda de personas con alto nivel de cualificación y habilidades avanzadas es muy superior a las demás. Esto se debe, de forma fundamental, a las constantes innovaciones tecnológicas que transforman las necesidades del mercado laboral.

Por tanto y como puedes ver, tu nivel de educación juega un papel fundamental en tu empleabilidad y facilidad para encontrar un empleo, sobre todo si se trata de uno con buenas condiciones y prestaciones.

Esta es la situación en los países de la OCDE

De forma general, en los países de la OCDE aproximadamente la mitad de los jóvenes se encuentra cursando algún tipo de formación (52,5%). Por otro lado, dos terceras partes de los jóvenes no están en educación pero sí se encuentran empleados (32,2%). El 15,3% restante no están empleados ni realizando ningún tipo de educación o formación.

Situación de los jóvenes de España en formación y empleo

En lo tocante a España estas cifras varían levemente:

  • Un 58,3% de los jóvenes está estudiando.
  • Un 18,4% de los jóvenes está trabajando.
  • Un 23,2% de los jóvenes no está estudiando ni trabajando.

Por lo general en todos los países se cumple la norma de que las personas con mayor nivel de estudios tienen unos índices mejores de empleo y, en la mayoría de los países analizados, cuentan con un riesgo inferior de perder su trabajo.

Sin embargo la situación de los trabajadores con baja cualificación es exactamente la opuesta.

Las tasas de empleo según nivel educativo son las que mostramos a continuación, haciendo alusión a la población española joven en concreto:

  • Los jóvenes empleados con Educación Terciaria son un 76%
  • Los jóvenes empleados con Educación Secundaria es de un 68%
  • Los jóvenes empleados con nivel educativo Inferior es solo del 60%

Como ves, se puede extraer de forma clara que el nivel educativo y la formación de una persona influye de forma directa en su capacidad para encontrar empleo.

La situación entre personas con estudios superiores

España, Italia y Portugal son los únicos países en los cuales el porcentaje de población adulta con estudios de Máster o equivalente supera a los que se encuentran cursando un título de Grado o equivalente, debido, entre otras cosas, a la estructura de los estudios terciarios en España antes del plan Bolonia.

Sin embargo, en España las personas con estudios terciarios ganan un 53% más que aquellas que han finalizado la segunda etapa de la Educación Secundaria.

Estos, por su parte, ganan un 29% más que los que han completado la primera etapa de la Educación Secundaria o un nivel inferior.

¿Cuál es el impacto social de la educación?

Para que te hagas una idea, la formación impacta también en tu vida personal y en tu satisfacción emocional de forma directa, aunque quizá te cueste ver su correlación a simple vista.

Las personas adultas con niveles de educación más elevados han confirmado que en sus vidas tienen una menor incidencia de la depresión que aquellas otras que tienen niveles de educación más bajos.

La diferencia en España entre aquellas personas que solo tienen la primera etapa de Educación Secundaria y las que alcanzan la Educación Terciaria es casi 3 veces mayor (10% y 3%).

Conclusiones de la importancia de la formación para el empleo

Después de todos los datos resumidos que hemos visto en este artículo, está claro que el nivel educativo que tengas va a condicionar para bien o para mal tu capacidad para encontrar un trabajo y cuáles serán las condiciones del mismo.